Hombres de verdad.

¿En que momento los hombres decidieron perder su masculinidad? ¿Dónde quedaron los Frank Sinatra, Humphrey Bogart o Gregory Peck? Aquellos hombres que no necesitaban presentación, que llenaban la sala con su sola presencia y enamoraban a las damas con un cigarrillo en una mano y un vaso de whisky en la otra…  Sigue leyendo

Anuncios

You know is not good

Se que me hace daño pero quiero más.  No tiene sentido y no va  a terminar bien, porque se que terminara pronto y mal, pero aún así quiero más. El dolor ya esta ahí así que ¿Por qué no disfrutarlo un poco más? Hay cosas que sabemos que nos van a hacer daño pero también sabemos que si no las hacemos nos harán daño igual. Yo antes era de las que prefería no hacerlas, alejarme lo más rápido posible pero con el tiempo me he dado cuenta que no sirve de nada salir corriendo, te va a encontrar igual así que quédate, míralo de frente y disfrútalo mientras puedas.

Otra característica

Cogí el tren a las 9.09 a.m. como cada día. Es interesante mirar a la gente, observarla. Una característica mía: Siempre estoy observando lo que me rodea. Había una chica con unos pantalones ceñidos, una blusa de leopardo y un bolso con estampado de serpiente, todo ello rematado con unas botas marrones y una horrible chaqueta negra. ¿No es capaz la gente de ver que la combinación marrón y negro es horrible y que bajo ningún concepto puedes llevar leopardo y serpiente?

Me senté en un asiento de ventanilla mirando hacia la dirección contraria en la que se movía el tren. Intenté mirar por la ventana pero siempre me ha mareado el paisaje en movimiento cuando aparece por mi espalda. Abrí mi libro, esta vez era Territorio comanche de Arturo Pérez-Reverte. Estaba empezando a obsesionarme con ese escritor igual que en otro tiempo me había pasado con Capote o Bukowski. Supongo que es una tónica en mi vida. Otra característica mía: me obsesiono con facilidad. Me pasa constantemente… Sigue leyendo

How to make it.

No sé si es muy conocida la serie dela HBO“How to make it in amerieca”. De hecho estoy bastante convencida de que no es demasiado conocida. Es una pena, a mi me encanta. Es una serie simple, sin grandes tramas, ni grandes escenarios, ni gran de nada, bueno si, la música, tiene una banda sonora como pocas hoy en día, pero el resto de la serie es normal. La grandiosidad de esta serie es precisamente eso, la sencillez de todo.  Trata la vida de dos chavales normales que intentan buscarse la vida como pueden para crear algo grande en una gran ciudad, y lo hacen de manera simple. La trama sigue el curso de la vida normal, sin detenerse pero tampoco sin grandes giros dramáticos para dejarte en suspense como hacen otras muchas series. Simplemente narra algo cotidiano. A mi siempre me han apasionado las narraciones de las cosas cotidianas, me parece que es más difícil hacer que eso sea interesante que no una gran ficción… Sigue leyendo

Cosas de niños.

De pequeña no me gustaba jugar con otros niños. Nunca iba a jugar al parque porque no me gustaba que hubiera otros niños, yo aprovechaba las ocasiones en que no había nadie.  Iba corriendo al columpio, me subía y empezaba a mecerme en el aire hasta que veía a otro ser pequeño que se acercaba corriendo a tan idílico lugar de juegos, entonces me bajaba con tranquilidad, me acercaba a mi madre y le decía: “mama, vámonos que hay otro niño”.  No, nunca me gustó relacionarme demasiado. Dicen que he cambiado y que ya no soy una niña, quizás sea cierto pero lo de relacionarme sigue igual.

Me gusta.

Me gusta escuchar la música a todo volumen mientras camino por la calle. Me gusta sentarme a mirar a la gente que pasea por la calle mientras imagino de donde vienen y a donde van. Me gusta pasear sola por Barcelona. Me gusta el silencio. Me gusta tener grandes amigos de esos con los que puedes tener grandes silencios que nunca son incómodos. Me gusta llevar collares con colgantes grandes. Me gusta sentarme en una cafetería a leer. Me gusta, mucho, leer. Me gusta mirar al cielo mientras subo las escaleras mecánicas del metro. Me gusta imaginar diálogos en mi cabeza. Me gusta el ruido de los bolígrafos escribiendo en un examen. Me gusta mirar los anuncios de las revistas de moda. Me gusta reír. Me gusta llevar las uñas pintadas de rojo. Me gusta pintarme los labios de rojo. Me gusta el viento del metro llegando. Me gusta hundir la mano en un saco de grano. Me gusta la gente con defectos. Me gusta escuchar una canción y que me recuerde cosas pasadas. Me gusta la gente que sabe más que yo. Me gusta andar con tacones. Me gusta complicarme la vida.

In the edge

Tener la sensación de que te caes. Estar plantada al filo de un abismo del que no ves el fin y no poder hacer anda para moverte. Estar ahí, quieta, expectante, esperando un fin que no depende de ti. No poder decidir si caes o si te alejas de él. No tener autonomía para decidirlo.

A %d blogueros les gusta esto: